DIRECTIVA DE EJECUCIÓN (UE) 2020/177 DE LA COMISIÓN de 11 de febrero de 2020 que modifica las Directivas 66/401/CEE, 66/402/CEE, 68/193/CEE, 2002/55/CE, 2002/56/CE y 2002/57/CE del Consejo, así como las Directivas 93/49/CEE y 93/61/CEE y las Directivas de Ejecución 2014/21/UE y 2014/98/UE de la Comisión, por lo que respecta a las plagas de los vegetales en semillas y otros materiales de reproducción vegetal

LA COMISIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

Vista la Directiva 66/401/CEE del Consejo, de 14 de junio de 1966, relativa a la comercialización de las semillas de plantas forrajeras (1), y en particular su artículo 21 bis,

Vista la Directiva 66/402/CEE del Consejo, de 14 de junio de 1966, relativa a la comercialización de las semillas de cereales (2), y en particular su artículo 21 bis,

Vista la Directiva 68/193/CEE del Consejo, de 9 de abril de 1968, referente a la comercialización de los materiales de multiplicación vegetativa de la vid (3), y en particular su artículo 17 bis,

Vista la Directiva 98/56/CE del Consejo, de 20 de julio de 1998, relativa a la comercialización de los materiales de reproducción de las plantas ornamentales (4), y en particular su artículo 5, apartado 5,

Vista la Directiva 2002/55/CE del Consejo, de 13 de junio de 2002, referente a la comercialización de semillas de plantas hortícolas (5), y en particular su artículo 45,

Vista la Directiva 2002/56/CE del Consejo, de 13 de junio de 2002, relativa a la comercialización de patatas de siembra (6), y en particular su artículo 18, letra c), y su artículo 24,

Vista la Directiva 2002/57/CE del Consejo, de 13 de junio de 2002, relativa a la comercialización de semillas de plantas oleaginosas y textiles (7), y en particular su artículo 24,

Vista la Directiva 2008/72/CE del Consejo, de 15 de julio de 2008, relativa a la comercialización de plantones de hortalizas y de materiales de multiplicación de hortalizas, distintos de las semillas (8), y en particular su artículo 4,

Vista la Directiva 2008/90/CE del Consejo, de 29 de septiembre de 2008, relativa a la comercialización de materiales de multiplicación de frutales y de plantones de frutal destinados a la producción frutícola (9), y en particular su artículo 4,

Considerando lo siguiente:

(1) El Reglamento (UE) 2016/2031 del Parlamento Europeo y del Consejo (10) es aplicable a partir del 14 de diciembre de 2019. Al objeto de que sus disposiciones surtan pleno efecto, deben adoptarse normas de desarrollo que regulen las plagas, los vegetales, los productos vegetales y otros objetos, así como los requisitos correspondientes necesarios para proteger el territorio de la Unión frente a riesgos fitosanitarios.

(2) A tal fin, deben establecerse normas específicas para enumerar las plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión, así como medidas para prevenir su presencia en los vegetales para plantación correspondientes.

(3) Las plagas enumeradas en el anexo I, parte A, y en el anexo II, parte A, sección I, de la Directiva 2000/29/CE del Consejo (11) han sido evaluadas de nuevo por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (en lo sucesivo, «EFSA») con el fin de establecer la lista de plagas cuarentenarias de la Unión con arreglo al artículo 5 del Reglamento (UE) 2016/2031. La nueva evaluación era necesaria para actualizar la situación fitosanitaria de estas plagas de conformidad con los avances técnicos y científicos más recientes y para determinar su conformidad con los criterios del artículo 3, por lo que respecta al territorio de la Unión, y el anexo I, sección 1, de dicho Reglamento.

(4) La Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las Plantas (OEPP) ha evaluado de nuevo las plagas enumeradas en el anexo II, parte A, sección II, de la Directiva 2000/29/CE, los cultivos y plagas del anexo I, puntos 3 y 6, respectivamente, de la Directiva 66/401/CEE, así como las plagas del anexo II, punto 3, de la Directiva 66/402/CEE, el anexo I y el anexo II, punto 4, de la Directiva 68/193/CEE, y las plagas enumeradas en los actos adoptados con arreglo al artículo 5, apartado 5, de la Directiva 98/56/CE, el anexo II de la Directiva 2002/55/CE, los anexos I y II de la Directiva 2002/56/CE, así como las plagas enumeradas en los actos adoptados con arreglo al artículo 18, letra c), de dicha Directiva, el anexo I, punto 4, y el anexo II, parte I, punto 5, de la Directiva 2002/57/CE, y el artículo 4 de la Directiva 2008/72/CE.

(5) Como consecuencia de esta nueva evaluación, en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 de la Comisión (12) se enumeran las plagas reguladas no cuarentenarias pertinentes, los vegetales para plantación correspondientes y los umbrales de presencia de las plagas reguladas no cuarentenarias en los vegetales para plantación correspondientes. Por otro lado, en el anexo V de dicho Reglamento de Ejecución se establecen medidas para prevenir la presencia de plagas reguladas no cuarentenarias.

(6) En las Directivas 66/401/CEE, 66/402/CEE, 68/193/CEE, 2002/55/CE, 2002/56/CE, 2002/57/CE, 93/49/CEE y 93/61/CEE y en las Directivas de Ejecución 2014/21/UE y 2014/98/UE procede establecer medidas adicionales con respecto a las plagas reguladas no cuarentenarias pertinentes para sus respectivos ámbitos de aplicación.

(7) Por tanto, deben actualizarse dichas Directivas, con el fin de adaptar o suprimir las disposiciones relativas a algunas plagas consideradas plagas reguladas no cuarentenarias de conformidad con el Reglamento (UE) 2016/2031.

(8) En aras de la claridad y con vistas a la adaptación al nuevo marco jurídico, debe indicarse en dichas Directivas que las semillas u otros materiales de reproducción vegetal, según proceda, también deben cumplir los requisitos relativos a las plagas cuarentenarias de la Unión, las plagas cuarentenarias de zonas protegidas y las plagas reguladas no cuarentenarias que se establezcan en los actos de ejecución adoptados con arreglo al artículo 5, apartado 2, el artículo 32, apartado 3, el artículo 37, apartados 2 y 4, el artículo 40, apartado 2, el artículo 41, apartado 2, el artículo 53, apartado 2, el artículo 54, apartado 2, el artículo 72, apartado 1, el artículo 73, el artículo 79, apartado 2, y el artículo 80, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/2031, así como las medidas adoptadas con arreglo al artículo 30, apartado 1, de dicho Reglamento. Esta indicación también debe incluirse en la Directiva 66/401/CEE, aunque en ella no se establezcan otros requisitos para plagas reguladas no cuarentenarias específicas.

(9) En aras de la coherencia y con vistas a la armonización de los diferentes términos utilizados, debe indicarse en dichas Directivas que las semillas u otros materiales de reproducción vegetal, según proceda, deben estar prácticamente libres de cualquier plaga que reduzca su utilidad y calidad.

(10) En particular, deben actualizarse las referencias a las plagas y los umbrales correspondientes de los anexos I y II de la Directiva 66/402/CEE, a fin de garantizar la coherencia con las listas de plagas reguladas no cuarentenarias y umbrales respectivos con arreglo al anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072.

(11) Debe actualizarse la Directiva 68/193/CEE, a fin de incluir nuevos requisitos que reflejen la evolución de los conocimientos científicos y técnicos con respecto a la producción de la vid, y a fin de incluir nuevos requisitos sobre la base de la evaluación de las plagas reguladas no cuarentenarias de la OEPP. Tales requisitos deben sustituir a los requisitos de salubridad vigentes aplicables a los viveros, y deben incluir los requisitos relativos al suelo y las condiciones de producción de dichos viveros, los requisitos relativos a los sitios de producción, las inspecciones, las listas de plagas reguladas no cuarentenarias y las medidas correspondientes para prevenir su presencia. Procede, por tanto, modificar los anexos I y II de dicha Directiva en consecuencia.

(12) Las listas de plagas reguladas no cuarentenarias, plagas y vegetales que figuran en los anexos de las Directivas 93/49/CEE y 93/61/CEE deben actualizarse y sustituirse por listas nuevas, a fin de garantizar la coherencia con las plagas reguladas no cuarentenarias, vegetales para plantación y umbrales correspondientes enumerados en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072.

(13) Conviene añadir también en dichas Directivas que, en el lugar de producción, los materiales de reproducción correspondientes deben estar, al menos mediante una inspección visual, prácticamente libres de todas las plagas enumeradas en los anexos respectivos de esas Directivas por lo que respecta a los materiales de reproducción correspondientes. Ello es necesario para garantizar, a nivel de la producción, un enfoque menos estricto que el relativo a los requisitos para los materiales de reproducción destinados a la comercialización.

(14) La lista de insectos que figura en el anexo II, punto 3, letra b), de la Directiva 2002/55/CE debe sustituirse por una lista nueva, a fin de garantizar la coherencia con las plagas reguladas no cuarentenarias, vegetales para plantación y umbrales correspondientes enumerados en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072.

(15) Las plagas a las que hacen referencia los anexos I y II de la Directiva 2002/56/CE deben sustituirse por una lista nueva, a fin de garantizar la coherencia con las plagas reguladas no cuarentenarias y umbrales correspondientes para las patatas de siembra de base y las patatas de siembra certificadas enumerados en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072.

(16) Deben modificarse en consecuencia las referencias a las plagas, los umbrales correspondientes, así como determinadas condiciones relativas a los vegetales para plantación en cuestión, que figuran en el anexo de la Directiva de Ejecución 2014/21/UE.

(17) Las plagas que figuran en los anexos I y II de la Directiva 2002/57/CE deben sustituirse por una lista nueva, a fin de garantizar la coherencia con las plagas reguladas no cuarentenarias, vegetales para plantación y umbrales correspondientes enumerados en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072.

(18) La OEPP también concluyó que dos hongos del suelo, a saber, Phialophora gregata y Phytophthora megasperma, que podían transmitirse a través del suelo a las semillas de soja, no debían figurar como plagas reguladas no cuarentenarias. Por tanto, la materia inerte ya no plantea ningún riesgo en relación con estas plagas, por lo que debe excluirse del ámbito de aplicación de dicha Directiva el requisito relativo a la materia inerte para las semillas de soja.

(19) Debe actualizarse, además, la Directiva de Ejecución 2014/98/UE, a fin de incluir nuevos requisitos que reflejen la evolución de los conocimientos científicos y técnicos con respecto a la producción de materiales de reproducción de frutales y plantones de frutal y sobre la base de la evaluación de las plagas reguladas no cuarentenarias de la OEPP. Esta actualización debe abarcar los requisitos de salubridad vigentes para las diferentes categorías de materiales de reproducción e incorporar nuevas plagas reguladas no cuarentenarias, así como medidas relativas a dichas plagas, y debe incluir requisitos relativos al sitio de producción, el lugar de producción o el área, a fin de prevenir la presencia en los vegetales para plantación correspondientes de todas las plagas reguladas no cuarentenarias enumeradas.

(20) En el momento de la adopción de la Directiva de Ejecución 2014/98/UE, no existía una distinción clara entre los materiales presentes en los sitios de producción y los materiales de reproducción destinados a la comercialización. Por lo que respecta a los requisitos de salubridad para las diferentes categorías de materiales de reproducción de la Directiva de Ejecución 2014/98/UE, debe establecerse una distinción clara entre los requisitos de salubridad relativos a las plantas madre y a los materiales de reproducción presentes en los sitios de producción y los relativos a los materiales de reproducción destinados a la comercialización. Los materiales de reproducción destinados a la comercialización deben estar libres, bajo inspección visual, de todas las plagas reguladas no cuarentenarias enumeradas en el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 con respecto a los géneros y especies pertinentes en cuestión. Por esta razón, el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 contiene un umbral de tolerancia cero para todas las plagas reguladas no cuarentenarias. Las plantas madre y los materiales de reproducción de las categorías de base, certificada y Conformitas Agraria Communitatis (CAC) presentes en los sitios de producción pueden mostrar síntomas de determinadas plagas reguladas no cuarentenarias, a condición de que se hayan tomado las medidas oportunas en las plantas madre y los materiales de reproducción en cuestión. Tales medidas pueden consistir en la retirada de las plantas madre y los materiales de reproducción de las inmediaciones de otros materiales de reproducción de la misma categoría, o en la depuración y, cuando sea apropiado, la destrucción de los materiales en cuestión.

(21) La Directiva de Ejecución 2014/98/UE hace referencia a los umbrales en los artículos 10, 16 y 21, y en la parte B de su anexo I, pero no menciona a qué tipo de materiales se aplican dichos umbrales. En aras de la claridad, el anexo IV del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 contiene un umbral de tolerancia cero para todas las plagas reguladas no cuarentenarias en los materiales de reproducción de los frutales y en los plantones de frutal destinados a la comercialización. Los artículos 10, 16 y 21 de la Directiva de Ejecución 2014/98/UE deben actualizarse en consecuencia, en consonancia con ese enfoque, y deben suprimirse de la parte B del anexo I los umbrales relativos a las plagas reguladas no cuarentenarias.

(22) En los anexos I y II de la Directiva de Ejecución 2014/98/UE deben incluirse nuevas plagas reguladas no cuarentenarias, y en el anexo III de dicha Directiva deben actualizarse algunos nombres de especies frutales.

(23) Por otro lado, deben actualizarse los requisitos establecidos en el anexo IV de la Directiva de Ejecución 2014/98/UE, teniendo en cuenta la evaluación de la OEPP.

(24) La presente Directiva debe entrar en vigor a los tres días de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, de manera que las autoridades competentes y los operadores profesionales dispongan del tiempo necesario para prepararse para su transposición y aplicación.

(25) A fin de que las autoridades competentes y los operadores profesionales dispongan del tiempo necesario para cumplir lo dispuesto en la presente Directiva, esta debe ser aplicable a partir del 1 de junio de 2020.

(26) Las medidas previstas en la presente Directiva se ajustan al dictamen del Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Piensos.

HA ADOPTADO LA PRESENTE DIRECTIVA:

 

Esta entrada fue publicada en Aduana. Guarda el enlace permanente.