Reglamento de Ejecución (UE) 2019/2072 de la Comisión, de 28 de noviembre de 2019, por el que se establecen condiciones uniformes para la ejecución del Reglamento (UE) 2016/2031 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a las medidas de protección contra las plagas de los vegetales, se deroga el Reglamento (CE) n.o 690/2008 de la Comisión y se modifica el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/2019 de la Comisión

LA COMISIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

Visto el Reglamento (UE) 2016/2031 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de octubre de 2016, relativo a las medidas de protección contra las plagas de los vegetales, por el que se modifican los Reglamentos (UE) n.o 228/2013, (UE) n.o 652/2014 y (UE) n.o 1143/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo y se derogan las Directivas 69/464/CEE, 74/647/CEE, 93/85/CEE, 98/57/CE, 2000/29/CE, 2006/91/CE y 2007/33/CE del Consejo (1), y en particular su artículo 5, apartado 2, su artículo 32, apartado 2, su artículo 37, apartados 2 y 4, su artículo 40, apartado 2, su artículo 41, apartado 2, su artículo 53, apartado 2, su artículo 54, apartado 2, su artículo 72, apartado 1, su artículo 73, su artículo 79, apartado 2, y su artículo 80, apartado 2,

Considerando lo siguiente:

(1) El Reglamento (UE) 2016/2031 se aplicará a partir del 14 de diciembre de 2019. A fin de que sus disposiciones sean plenamente efectivas, se deben adoptar normas de desarrollo por las que se regulen las plagas, los vegetales, los productos vegetales y otros objetos, así como los requisitos correspondientes necesarios para proteger el territorio de la Unión frente a riesgos fitosanitarios.

(2) En vista de ello, deben establecerse normas específicas para incluir en la lista las plagas cuarentenarias de la Unión, las plagas cuarentenarias de zonas protegidas y las plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión, así como medidas para prevenir su presencia en los territorios respectivos de la Unión o en vegetales para plantación.

(3) Las plagas enumeradas en la parte A del anexo I de la Directiva 2000/29/CE del Consejo (2) y en la sección I de la parte A del anexo II de la misma Directiva han sido evaluadas de nuevo por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) a fin de establecer la lista de plagas cuarentenarias de la Unión con arreglo al artículo 5 del Reglamento (UE) 2016/2031. La nueva evaluación era necesaria para actualizar la situación fitosanitaria de esas plagas de conformidad con los avances técnicos y científicos más recientes, así como para evaluar si cumplen los criterios del artículo 3 de dicho Reglamento con respecto al territorio de la Unión y la sección 1 de su anexo I.

(4) Como consecuencia de la nueva evaluación, algunas plagas enumeradas en los anexos I y II de la Directiva 2000/29/CE no deben figurar en la lista de plagas cuarentenarias de la Unión porque no cumplen las condiciones establecidas en el artículo 3 del Reglamento (UE) 2016/2031 con respecto al territorio de la Unión.

(5) Se ha comprobado que otras plagas, algunas de las cuales figuran en las listas de los anexos I y II de la Directiva 2000/29/CE, cumplen las condiciones establecidas en el artículo 3 del Reglamento (UE) 2016/2031 con respecto al territorio de la Unión, por lo que deben incluirse en la lista de plagas cuarentenarias de la Unión.

(6) Como consecuencia de la nueva evaluación, algunas de las plagas que figuran en las listas de los anexos I y II de la Directiva 2000/29/CE como plagas de cuya presencia en el territorio de la Unión no se tiene constancia deben incluirse en la lista de plagas cuarentenarias de la Unión como plagas de cuya presencia sí se tiene constancia en el territorio de la Unión, dado que su presencia está establecida en ciertas partes de dicho territorio.

(7) Los nombres de determinadas plagas deben actualizarse para reflejar los últimos avances de la nomenclatura internacional. Esas plagas deben incluirse junto con los códigos correspondientes asignados por la Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las Plantas (OEPP). Esto es necesario para garantizar su identificación, incluso en caso de posibles cambios de denominación en el futuro.

(8)  La Comisión ha evaluado de nuevo las zonas protegidas reconocidas de conformidad con su Reglamento (CE) n.o 690/2008 (3) y las plagas respectivas enumeradas en la parte B del anexo I y en la parte B del anexo II de la Directiva 2000/29/CE. La finalidad de esa nueva evaluación ha sido determinar si las plagas respectivas se corresponden con la descripción de plaga cuarentenaria de zona protegida del artículo 32, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031.

(9) Esta nueva evaluación se ha basado en las solicitudes presentadas por Estados miembros para reconocer, modificar o revocar zonas protegidas, los informes periódicos de prospecciones presentados por los Estados miembros, las inspecciones de la Comisión y otros datos científicos y técnicos.

(10) Se ha comprobado que ciertas plagas, algunas de las cuales figuran en las listas de los anexos I y II de la Directiva 2000/29/CE, cumplen las condiciones establecidas en el artículo 32, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031, por lo que deben incluirse en la lista de plagas cuarentenarias de zonas protegidas. Estas plagas deben incluirse junto con los códigos correspondientes asignados por la OEPP, a fin de garantizar su identificación, incluso en caso de posibles cambios de denominación en el futuro.

(11) Procede derogar el Reglamento (CE) n.o 690/2008 a fin de evitar solapamientos con las zonas protegidas que figuran en las listas del presente Reglamento.

(12) La OEPP ha evaluado de nuevo las plagas que figuran en las listas de la sección II de la parte A del anexo II de la Directiva 2000/29/CE, los cultivos del punto 3 y las plagas del punto 6 del anexo I de la Directiva 66/401/CEE (4), así como las plagas del punto 3 del anexo II de la Directiva 66/402/CEE del Consejo (5), el anexo I de la Directiva 68/193/CEE del Consejo (6), así como las plagas que figuran en los actos adoptados en virtud del artículo 5, apartado 5, de la Directiva 98/56/CE del Consejo (7), el anexo II de la Directiva 2002/55/CE del Consejo (8), el anexo I y el punto B del anexo II de la Directiva 2002/56/CE del Consejo (9) y los actos adoptados en virtud de la letra c) del artículo 18 de esa Directiva, el punto 4 del anexo I y el punto 5 de la parte I del anexo II de la Directiva 2002/57/CE del Consejo (10), los actos adoptados en virtud del artículo 4 de la Directiva 2008/72/CE del Consejo (11) y los actos adoptados en virtud del artículo 4 de la Directiva 2008/90/CE del Consejo (12).

(13) La nueva evaluación era necesaria para actualizar la situación fitosanitaria de esas plagas de conformidad con los avances técnicos y científicos más recientes, así como para evaluar si cumplen los criterios correspondientes del artículo 36 del Reglamento (UE) 2016/2031, con respecto al territorio de la Unión, y la sección 4 de su anexo I.

(14) Se ha comprobado que ciertas plagas, algunas de las cuales figuran en las listas de esas Directivas, cumplen las condiciones establecidas en el artículo 36 del Reglamento (UE) 2016/2031 con respecto al territorio de la Unión, por lo que deben incluirse en la lista de plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión. De conformidad con el artículo 37, apartado 7, de dicho Reglamento, esta lista debe mencionar las categorías específicas de vegetales para plantación pertinentes a que se refieren las Directivas 66/401/CEE, 66/402/CEE, 68/193/CEE, 2002/55/CE, 2002/56/CE, 2002/57/CE, 2008/72/CE y 2008/90/CE.

(15) En algunos casos, los vegetales para plantación en cuestión no deben introducirse ni trasladarse en el territorio de la Unión si la presencia de plagas reguladas no cuarentenarias o los síntomas causados por tales plagas en ellos superan determinado umbral, como se establece en el artículo 37, apartado 8, del Reglamento (UE) 2016/2031. Como se indica también en ese artículo, dicho umbral debe establecerse únicamente si los operadores profesionales pueden garantizar que la incidencia de la plaga regulada no cuarentenaria de la Unión en los vegetales para plantación en cuestión no supera el umbral y si es posible comprobar que no se supera el umbral en los lotes de dichos vegetales para plantación.

(16) De conformidad con el artículo 37, apartado 4, del Reglamento (UE) 2016/2031, las medidas para prevenir la presencia de plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión en los vegetales para plantación correspondientes deben aplicarse sin perjuicio de las medidas adoptadas con arreglo a las Directivas 66/401/CEE, 66/402/CEE, 98/56/CEE, 1999/105/CE, 2002/54/CE, 2002/55/CE, 2002/56/CE, 2002/57/CE, 2008/72/CE y 2008/90/CE. Por consiguiente, el presente Reglamento no debe afectar a las medidas adoptadas con arreglo a dichas Directivas en relación con las inspecciones, los muestreos y los análisis de los vegetales para plantación en cuestión o de los vegetales de los que proceden; la procedencia de los vegetales para plantación en cuestión de zonas o instalaciones libres de las plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión correspondientes, o protegidas físicamente de ellas; los tratamientos de los vegetales para plantación en cuestión o de los vegetales de los que proceden; o la producción de los vegetales para plantación.

(17) Además, las disposiciones del presente Reglamento relativas a las plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión no deben afectar a las excepciones aplicables a los vegetales para plantación, adoptadas con arreglo a esas Directivas, respecto a los requisitos de comercialización establecidos en ellas acerca de la entrega de semillas a organismos oficiales de experimentación e inspección, la entrega de vegetales a los prestadores de determinados servicios, el traslado de vegetales destinados a fines científicos, labores de selección u otros fines de análisis o ensayo, las semillas no certificadas definitivamente, las semillas sujetas a las excepciones indicadas en las disposiciones de la Decisión de Ejecución (UE) 2017/478 (13) y los vegetales cuyo destino probado sea la exportación.

(18) Está prohibida la introducción en la Unión de los vegetales, los productos vegetales y otros objetos, procedentes de todos o algunos terceros países, enumerados en la parte A del anexo III de la Directiva 2000/29/CE.

(19) Esos vegetales, productos vegetales y otros objetos han sido revisados sobre la base de nuevas pruebas, de su riesgo de plaga para el territorio de la Unión y de la actualización de la lista de plagas cuarentenarias de la Unión.

(20) A raíz de esa revisión, algunos de esos vegetales, productos vegetales y otros objetos deben figurar, por consiguiente, en la lista establecida de conformidad con el artículo 40, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/2031, junto con los terceros países, grupos de terceros países o zonas concretas de terceros países a los que se aplique la prohibición. Tal prohibición es necesaria porque la protección fitosanitaria de la Unión no puede garantizarse mediante la aplicación de medidas menos rigurosas al respecto.

(21) Habida cuenta de la nueva evaluación de las plagas cuarentenarias de la Unión, deben adoptarse nuevas disposiciones para la introducción en la Unión de determinados vegetales, productos vegetales y otros objetos, y los requisitos especiales correspondientes, así como disposiciones para el traslado dentro de la Unión de determinados vegetales, productos vegetales y otros objetos, y los requisitos especiales correspondientes, de conformidad con el artículo 41, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/2031.

(22) La indicación de los códigos NC no debe ser obligatoria para la lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos sujetos a requisitos especiales para su traslado dentro del territorio de la Unión. Esto se consideraría un enfoque proporcionado porque los códigos NC solo son necesarios para identificar los vegetales, productos vegetales u otros objetos cuando se introducen en la Unión procedentes de un tercer país. Este enfoque también estaría en consonancia con el artículo 80 del Reglamento (UE) 2016/2031, en virtud del cual tales códigos no se indican en la lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos para los que se exige pasaporte fitosanitario.

(23) Está prohibida la introducción de vegetales, productos vegetales y otros objetos enumerados en la parte B del anexo III de la Directiva 2000/29/CE en las zonas protegidas correspondientes y, en su caso, con respecto al tercer país de origen. Además, los vegetales, productos vegetales y otros objetos enumerados en la parte B del anexo IV de la Directiva 2000/29/CE solo pueden introducirse en las zonas protegidas correspondientes si cumplen los requisitos especiales aplicables.

(24) Esos vegetales, productos vegetales y otros objetos han sido revisados sobre la base de nuevas pruebas, de su riesgo de plaga para las zonas protegidas correspondientes y de la actualización de la lista de zonas protegidas y las plagas cuarentenarias de zonas protegidas.

(25) A raíz de esa revisión, algunos de dichos vegetales, productos vegetales y otros objetos, y sus respectivas zonas protegidas, deben figurar en el presente Reglamento conforme a lo dispuesto en el artículo 53, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/2031, junto con los terceros países y grupos de terceros países de origen a los que se aplique la prohibición.

(26) Además, algunos de dichos vegetales, productos vegetales y otros objetos, y sus zonas protegidas y requisitos especiales respectivos, deben figurar en el presente Reglamento conforme a lo dispuesto en el artículo 54, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/2031.

(27) Debe establecerse una lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos en relación con los cuales se exige certificado fitosanitario para su introducción en el territorio de la Unión, así como de los terceros países de origen o de expedición respectivos, de conformidad con el artículo 72, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031.

(28) El Reglamento de Ejecución (UE) 2018/2019 exige certificado fitosanitario para la introducción en el territorio de la Unión de vegetales distintos de los vegetales incluidos en la lista contemplada en el artículo 72, apartado 1, de conformidad con el artículo 73, párrafo primero, del Reglamento (UE) 2016/2031. No obstante, se ha observado que algunos frutos cumplen los criterios establecidos en el anexo VI del Reglamento (UE) 2016/2031 y se han clasificado como vegetales para los que no se exige certificado fitosanitario. Por tanto, no debe exigirse certificado fitosanitario para la introducción en la Unión de los frutos que figuran en el anexo II del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/2019.

(29) En aras de la claridad, procede suprimir el artículo 2 y el anexo II de dicho Reglamento, a fin de evitar solapamientos con el presente Reglamento.

(30) Debe establecerse una lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos, así como de los terceros países de origen o de expedición respectivos, en relación con los cuales se exige certificado fitosanitario para su introducción en las zonas protegidas correspondientes, de conformidad con el artículo 74, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031. Dicha lista contribuirá a garantizar la claridad para los operadores profesionales, las autoridades competentes y todos los demás usuarios de dichos vegetales, productos vegetales y otros objetos.

(31) Debe establecerse, de conformidad con el artículo 79, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031, una lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos en relación con los cuales se exige pasaporte fitosanitario para su traslado dentro del territorio de la Unión. Dicha lista contribuirá a garantizar la claridad para los operadores profesionales, las autoridades competentes y todos los demás usuarios de dichos vegetales, productos vegetales y otros objetos.

(32) Para evitar imponer requisitos a los operadores profesionales, no debe exigirse este pasaporte fitosanitario para el traslado de semillas que estén sujetas a excepciones a los requisitos establecidos en las Directivas correspondientes sobre comercialización de semillas. Esto es apropiado, puesto que el presente Reglamento se aplica sin perjuicio de las medidas adoptadas con arreglo a dichas Directivas y no debe introducir, para los operadores profesionales, cargas de certificación adicionales a las obligaciones establecidas actualmente en ellas.

(33) Debe establecerse, de conformidad con el artículo 80, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/2031, una lista de vegetales, productos vegetales y otros objetos en relación con los cuales se exige pasaporte fitosanitario para su introducción y traslado en determinadas zonas protegidas. Esos pasaportes fitosanitarios deben llevar la indicación «PZ», a fin de distinguirse de los pasaportes fitosanitarios exigidos para el traslado en todo el territorio de la Unión. Esta lista contribuirá a garantizar la claridad para los operadores profesionales, las autoridades competentes y todos los demás usuarios de dichos vegetales, productos vegetales y otros objetos.

(34) A fin de evitar perturbaciones del comercio por los cambios en los requisitos relativos a las plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión, debe concederse un período transitorio limitado para las semillas y otros vegetales para plantación que ya se hayan producido en la Unión, introducido en la Unión o trasladado dentro de la Unión de conformidad con los requisitos relativos a la presencia de plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión aplicables antes del 14 de diciembre de 2019, fecha de aplicación del presente Reglamento. Tales semillas y otros vegetales para plantación se pueden seguir introduciendo o trasladando en la Unión de conformidad con esos requisitos durante un período limitado. También sería proporcionado exigir que los pasaportes fitosanitarios solo certifiquen que tales semillas y otros vegetales para plantación cumplen los requisitos aplicables a las plagas cuarentenarias de la Unión, las plagas cuarentenarias de zonas protegidas y las medidas adoptadas de conformidad con el artículo 30 del Reglamento (UE) 2016/2031. Este enfoque sería necesario dadas las grandes cantidades de semillas y otros vegetales para plantación en fase de producción, o producidos, antes del 14 de diciembre de 2019 con arreglo a las normas establecidas en las Directivas relativas a la comercialización de semillas y otros materiales de multiplicación aplicables antes de esa fecha y cuando no se exigía ningún pasaporte fitosanitario en relación con la presencia de plagas reguladas no cuarentenarias de la Unión. Esos vegetales para plantación ya han sido certificados y resultaría desproporcionado exigir que se certifiquen otra vez conforme a las nuevas normas. Por tanto, sería necesario un período transitorio de un año para garantizar la aceptación fluida de esos vegetales para plantación por el mercado y para facilitar la adaptación de las autoridades competentes y los operadores profesionales a las nuevas normas.

(35) El presente Reglamento debe entrar en vigor a los tres días de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, a fin de que las autoridades competentes y los operadores profesionales dispongan del mayor tiempo posible para preparar su aplicación.

(36) Por razones de seguridad jurídica, el presente Reglamento debe ser aplicable a partir de la misma fecha que el Reglamento (UE) 2016/2031, es decir, el 14 de diciembre de 2019.

(37) Las medidas previstas en el presente Reglamento se ajustan al dictamen del Comité Permanente de Vegetales, Animales, Alimentos y Piensos.

HA ADOPTADO EL PRESENTE REGLAMENTO:

Esta entrada fue publicada en Aduana. Guarda el enlace permanente.