Reglamento Delegado (UE) 2019/2035 de la Comisión de 28 de junio de 2019 por el que se completa el Reglamento (UE) 2016/429 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo referente a las normas sobre los establecimientos que tengan animales terrestres y las plantas de incubación, y a la trazabilidad de determinados animales terrestres en cautividad y de los huevos para incubar

LA COMISIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

Visto el Reglamento (UE) 2016/429 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 2016, relativo a las enfermedades transmisibles de los animales y por el que se modifican o derogan algunos actos en materia de sanidad animal («Legislación sobre sanidad animal») (1), y en particular su artículo 3, apartado 5, su artículo 87, apartado 3, su artículo 94, apartado 3, su artículo 97, apartado 2, su artículo 101, apartado 3, su artículo 106, apartado 1, su artículo 118, apartados 1 y 2, su artículo 119, apartado 1, su artículo 122, apartado 2, su artículo 271, apartado 2, y su artículo 279, apartado 2,

Considerando lo siguiente:

(1) El Reglamento (UE) 2016/429 establece normas para la prevención y el control de las enfermedades transmisibles a los animales o a los seres humanos, que incluyen disposiciones dirigidas a los establecimientos que tengan animales terrestres y a las incubadoras (plantas de incubación), así como a la trazabilidad en la Unión de determinados animales terrestres en cautividad y de los huevos para incubar. El Reglamento (UE) 2016/429 también faculta a la Comisión para adoptar normas que completen determinados elementos no esenciales de dicho Reglamento mediante actos delegados. Procede, por tanto, adoptar dichas normas complementarias a fin de garantizar el buen funcionamiento del sistema en el nuevo marco jurídico establecido por el Reglamento (UE) 2016/429.

(2) Más concretamente, el presente Reglamento debe fijar normas que completen las establecidas en la parte IV, título I, capítulos 1 y 2, del Reglamento (UE) 2016/429 por lo que respecta a la obligación de inscripción registral de los transportistas que trasladan determinados animales terrestres en cautividad distintos de los ungulados, a la autorización de establecimientos que tienen animales terrestres que plantean un riesgo zoosanitario importante y de plantas de incubación, a los registros que deben conservar las autoridades competentes sobre los transportistas y los establecimientos que tienen animales terrestres en cautividad y huevos para incubar, a las obligaciones de conservación de documentos a las que están sujetos los operadores, y a los requisitos de trazabilidad de los animales terrestres en cautividad y de los huevos para incubar. Además, el Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para establecer normas que garanticen la aplicación correcta de su parte IV en relación con los desplazamientos con fines comerciales de animales de compañía. Por consiguiente, el presente Reglamento también debe establecer normas relativas a tales desplazamientos.

(3) Los «huevos para incubar» entran en la definición de «productos reproductivos» que figura en el artículo 4, punto 28, del Reglamento (UE) 2016/429 y, por consiguiente, están sujetos a las normas establecidas en dicho Reglamento para los productos reproductivos. Al mismo tiempo, los requisitos zoosanitarios establecidos en el presente Reglamento respecto a las aves de corral y las aves en cautividad deben aplicarse también a los huevos para incubar de dichas aves, por lo que los huevos para incubar y los establecimientos que los suministran deben entrar en el ámbito de aplicación del presente Reglamento.

(4) Si bien las normas complementarias establecidas en el presente Reglamento deben aplicarse a todos los animales terrestres en cautividad, existen determinadas poblaciones de caballos que se mantienen en condiciones silvestres o semisilvestres en zonas definidas de la Unión y que no dependen totalmente del control humano para su supervivencia y reproducción, por lo que los requisitos de trazabilidad dispuestos en el presente Reglamento no pueden aplicarse plenamente a dichos animales. Por consiguiente, el presente Reglamento debe aclarar que, si bien las normas zoosanitarias establecidas en el marco del Reglamento (UE) 2016/429 se aplican, con carácter general, a estos animales de especies equinas domésticas, es preciso permitir algunas excepciones específicas, ya que no es posible aplicar a los caballos que viven fuera del control humano los requisitos de identificación de los animales terrestres en cautividad.

(5) Además, las normas establecidas en el presente Reglamento deben completar las normas establecidas en la parte IX del Reglamento (UE) 2016/429 en lo que respecta a las medidas transitorias destinadas a proteger los derechos adquiridos y las expectativas legítimas de las partes interesadas resultantes de actos ya existentes en la Unión.

(6) Las normas establecidas en el presente Reglamento están sustancialmente vinculadas y se aplican a los operadores que transportan o tienen animales terrestres o huevos para incubar. Por consiguiente, en aras de la coherencia, la simplicidad y la aplicación efectiva, y de evitar la duplicación de disposiciones, las normas deben establecerse en un único acto en lugar de dispersarse en varios actos separados con muchas referencias cruzadas. Este enfoque también es coherente con uno de los principales objetivos del Reglamento (UE) 2016/429, consistente en racionalizar las normas de la Unión en materia de sanidad animal y, de este modo, hacerlas más transparentes y fáciles de aplicar.

(7) El artículo 87, apartado 3, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para especificar los tipos de transportistas (distintos de los que trasladan ungulados en cautividad) entre Estados miembros o entre un Estado miembro y un tercer país, cuya actividad de transporte plantee riesgos específicos e importantes para determinadas especies de animales, y fijar los requisitos de información que deben cumplir tales transportistas para ser inscritos en el registro de conformidad con el artículo 93 de dicho Reglamento. Por consiguiente, a fin de que la autoridad competente pueda llevar a cabo con eficiencia la vigilancia y la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades transmisibles de los animales, es conveniente establecer en el presente Reglamento una lista de los otros tipos de transportistas y fijar normas sobre la información que deben facilitar a la autoridad competente a efectos de la inscripción registral.

(8) En el artículo 94, apartado 1, letra a), del Reglamento (UE) 2016/429 se establece que solo pueden trasladarse ungulados en cautividad a otro Estado miembro si dichos animales han sido previamente agrupados en establecimientos autorizados por la autoridad competente de conformidad con dicho Reglamento. El artículo 94, apartado 3, letra a), del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para adoptar actos delegados que establezcan excepciones a la obligación de solicitar la autorización de la autoridad competente para determinados tipos de establecimientos, cuando dichos establecimientos representen un riesgo insignificante.

(9) Teniendo en cuenta de la situación específica de los equinos, cuya crianza no suele estar destinada principalmente a la producción de alimentos, sino que, a menudo, tiene fines recreativos o deportivos, y que en la mayoría de los casos estos animales se agrupan simplemente en un establecimiento para ser trasladados a otro Estado miembro con el objetivo, entre otros, de participar en exposiciones o acontecimientos deportivos, culturales o similares, es conveniente establecer una excepción en el presente Reglamento al requisito de que los operadores de tales establecimientos tengan que solicitar la correspondiente autorización a la autoridad competente, ya que dichos establecimientos entrañan un riesgo zoosanitario insignificante y no se aplica ningún período de residencia en lo referente a las enfermedades de la lista que afectan a los equinos.

(10) En el artículo 94, apartado 1, letra c), del Reglamento (UE) 2016/429 se establece que solo pueden trasladarse huevos para incubar a otro Estado miembro si proceden de establecimientos autorizados por la autoridad competente de conformidad con dicho Reglamento. Los huevos para incubar de aves de corral u otras aves en cautividad entran en la definición de huevos para incubar que recoge el artículo 4 del Reglamento (UE) 2016/429 y, por consiguiente, los operadores de establecimientos productores de esos huevos que deseen transportarlos a otro Estado miembro están obligados a solicitar a la autoridad competente que autorice su establecimiento.

(11) No obstante, las plantas de incubación de aves en cautividad no plantean para la salud el mismo riesgo de propagación de las enfermedades de la lista que las plantas de incubación de aves de corral. La importancia y el volumen de la producción de crías y de huevos para incubar de aves en cautividad son mucho menores que los de las aves de corral para la producción agropecuaria. Además, los circuitos comerciales de la producción de aves de corral y de aves en cautividad, y en particular los de huevos para incubar, son distintos entre sí y tienen un contacto limitado. Por tanto, existe un riesgo limitado de propagación de las enfermedades de la lista a las aves de corral a través de los desplazamientos de crías y de huevos para incubar de aves en cautividad. En consecuencia, el presente Reglamento debe establecer una excepción, aplicable a los operadores de plantas de incubación de aves en cautividad, en lo relativo a la obligación de solicitar la correspondiente autorización a la autoridad competente.

(12) En el artículo 94, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/429 se establece que solo pueden trasladarse ungulados en cautividad, aves de corral y huevos para incubar a otro Estado miembro si estos animales o huevos fueron agrupados en establecimientos autorizados por la autoridad competente o son originarios de tales establecimientos de conformidad con dicho Reglamento. Además, conforme al artículo 95 del Reglamento (UE) 2016/429, los animales terrestres en cautividad que se encuentren en establecimientos con estatus de confinamiento solo pueden ser trasladados desde estos establecimientos o hacia ellos si la autoridad competente les ha concedido la autorización correspondiente a dicho estatus de establecimientos de conformidad con dicho Reglamento. La autoridad competente solo puede autorizar este tipo de establecimientos si cumplen determinados requisitos por lo que se refiere a las condiciones de cuarentena, aislamiento y otras medidas de bioprotección, a los requisitos de vigilancia, las instalaciones y el equipo, el personal y los veterinarios, así como si se encuentran bajo su supervisión. El artículo 97, apartado 2, de dicho Reglamento permite a la Comisión adoptar actos delegados que establezcan normas complementarias para la autorización de establecimientos teniendo en cuenta estos requisitos.

(13) Los requisitos establecidos en el presente Reglamento para la autorización de dichos establecimientos deben tomar en consideración la experiencia adquirida en la aplicación de las normas que se establecen en las Directivas 64/432/CEE (2), 92/65/CEE (3) y 2009/158/CE del Consejo (4). Estas Directivas quedan derogadas por el Reglamento (UE) 2016/429 a partir del 21 de abril de 2021.

(14) En el artículo 94, apartado 3, letra b), del Reglamento (UE) 2016/429, se autoriza a la Comisión a adoptar actos delegados que determinen qué otros tipos de establecimientos para animales terrestres en cautividad deben obtener también la autorización de la autoridad competente de conformidad con el artículo 94, apartado 1, de dicho Reglamento. Un número cada vez mayor de perros, gatos y hurones procedentes de diversos establecimientos o de antiguos perros, gatos y hurones vagabundos, silvestres, perdidos, abandonados o confiscados se agrupan en establecimientos en partidas antes de ser trasladados a otro Estado miembro. La Directiva 92/65/CEE ya establece requisitos zoosanitarios aplicables a los desplazamientos de estos animales a otro Estado miembro. No obstante, a fin de llevar a cabo una vigilancia adecuada y de aplicar medidas sanitarias preventivas basadas en el cumplimiento de determinados requisitos con respecto a la situación zoosanitaria del Estado miembro en cuestión, el presente Reglamento debe establecer la obligación de que dichos establecimientos soliciten la autorización a la autoridad competente y fijar también los requisitos para la concesión de dicha autorización.

(15) El Reglamento (CE) n.o 1255/97 del Consejo (5) establece las condiciones zoosanitarias que deben cumplir los operadores de puestos de control que soliciten la autorización de la autoridad competente. Deben mantenerse dichos requisitos, si bien actualizados, en el presente Reglamento, ya que han demostrado su eficacia en la prevención de la propagación de enfermedades animales dentro de la Unión.

(16) En la mayoría de los casos, los abejorros se crían en establecimientos aislados de su entorno, sujetos a medidas de bioprotección elevadas y que se someten periódicamente a controles realizados por la autoridad competente y a inspecciones para detectar la presencia de enfermedades. Cuando estos establecimientos están reconocidos por la autoridad competente y se encuentran bajo su supervisión, es poco probable que se vean afectados por la presencia del pequeño escarabajo de la colmena, en contraste con las colonias al aire libre. Por tanto, el presente Reglamento debe establecer la obligación de que dichos establecimientos sean autorizados y supervisados por la autoridad competente y fijar los requisitos para la concesión de dicha autorización.

(17) El Reglamento de Ejecución (UE) n.o 139/2013 de la Comisión (6) establece las condiciones zoosanitarias para la importación de determinadas aves en la Unión y las correspondientes condiciones de cuarentena. En particular, determina las condiciones para que la autoridad competente autorice las instalaciones y los centros de cuarentena destinados a dichas aves. A fin de evitar la multiplicación de las normas relativas a los establecimientos de cuarentena para distintas especies de animales terrestres, el presente Reglamento debe mantener la sustancia principal de dichos requisitos, pero adaptarlos de forma que puedan aplicarse a muchas especies de animales terrestres.

(18) El Reglamento (CE) n.o 1069/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo (7) establece las normas en materia de salud pública y salud animal aplicables a los subproductos animales y los productos derivados, con el fin de prevenir y reducir al mínimo los riesgos para la salud pública y la salud animal que entrañan dichos productos, y, en particular, preservar la seguridad de la cadena alimentaria humana y animal. Concretamente, establece las normas sobre la recogida, el transporte, el almacenamiento, la manipulación, el procesamiento y la utilización o eliminación de subproductos animales, incluidos los animales sacrificados para erradicar enfermedades epizoóticas, a fin de evitar que presenten un riesgo para la salud animal y la salud pública. El Reglamento (CE) n.o 1069/2009, junto con una serie de medidas de ejecución adoptadas de conformidad con dicho Reglamento, proporciona un marco general para la eliminación de animales muertos. Cuando la autoridad competente autorice establecimientos con arreglo a los artículos 97 y 99 del Reglamento (UE) 2016/429, debe velar por que los solicitantes cumplan las disposiciones establecidas en el marco del Reglamento (CE) n.o 1069/2009.

(19) Conforme al artículo 101, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/429, las autoridades competentes deben crear y mantener registros actualizados de los establecimientos y operadores registrados y autorizados por ellas, y poner dichos registros a disposición de la Comisión y de las autoridades competentes de otros Estados miembros. En aras de la transparencia, dichos registros también deben ponerse a disposición del público.

(20) Además, el artículo 101, apartado 3, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para adoptar actos delegados en los que determine la información detallada que debe incluirse en los registros que mantiene la autoridad competente y la disponibilidad pública de los registros de los establecimientos autorizados. Por consiguiente, el presente Reglamento debe establecer las obligaciones en materia de información de la autoridad competente por lo que se refiere a dichos registros.

(21) En los artículos 102 a 105 del Reglamento (UE) 2016/429 se fijan los requisitos relativos a la información mínima que han de guardar los operadores de establecimientos y los transportistas registrados o autorizados por la autoridad competente, y en el artículo 106 del Reglamento se faculta a la Comisión para establecer normas que completen esas obligaciones de conservación de documentos. Los operadores de establecimientos y los transportistas tienen conocimientos de primera mano de los animales terrestres en cautividad bajo sus cuidados y, cuando prevén el desplazamiento de los animales, están obligados a facilitar determinada información a la autoridad competente a efectos de la certificación zoosanitaria o de su trazabilidad, de modo que la autoridad competente pueda acceder fácilmente a la información. Por consiguiente, el presente Reglamento debe establecer normas sobre la información que deben conservar determinados operadores de establecimientos y transportistas además de la ya exigida en virtud del Reglamento (UE) 2016/429.

(22) En los artículos 112 a 115 del Reglamento (UE) 2016/429, se exige a los operadores que tengan animales de las especies bovinas, ovinas, caprinas, porcinas o equinas que identifiquen a cada animal mediante un medio de identificación físico, que velen por que estos animales vayan acompañados de un documento de identificación o de desplazamiento cuando se trasladen y que transmitan la información necesaria a una base de datos informática de la autoridad competente. Asimismo, en el artículo 117 del Reglamento (UE) 2016/429, se exige a los operadores que tengan animales terrestres distintos de los de las especies bovinas, ovinas, caprinas, porcinas o equinas que identifiquen a cada animal mediante un medio de identificación físico y que velen por que estos animales vayan acompañados de un documento de identificación o de desplazamiento, siempre y cuando la Comisión haya adoptado tales normas con arreglo al artículo 118.

(23)  El artículo 118, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para establecer requisitos detallados sobre los medios de identificación de los animales terrestres en cautividad, normas respecto a los documentos de identificación y desplazamiento de dichos animales, normas detalladas referentes a las bases de datos informáticas previstas en dicho Reglamento para los bovinos, ovinos, caprinos, porcinos y equinos en cautividad, así como normas sobre el intercambio de datos electrónicos entre bases de datos informáticas de Estados miembros por lo que se refiere a bovinos en cautividad. Además, el artículo 118, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para establecer requisitos respecto a los medios de identificación alternativos para los animales terrestres en cautividad, así como exenciones y disposiciones especiales para determinadas categorías de dichos animales, disposiciones específicas para los documentos de identificación o de desplazamiento de dichos animales, así como normas sobre la identificación y la inscripción registral de los animales terrestres en cautividad después de su entrada en la Unión.

(24) Asimismo, el artículo 119, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para fijar normas relativas a excepciones específicas aplicables a los operadores en lo relativo a determinados requisitos de identificación e inscripción registral establecidos en dicho acto. El artículo 122, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/429 faculta a la Comisión para establecer requisitos de trazabilidad de los productos reproductivos de animales terrestres en cautividad de especies distintas de las bovinas, ovinas, caprinas, porcinas y equinas.

Antes de la adopción del Reglamento (UE) 2016/429, las normas de la Unión relativas a la identificación y la inscripción registral de los animales de las especies bovinas, ovinas, caprinas, porcinas y equinas se recogían en el Reglamento (CE) n.o 1760/2000 del Parlamento Europeo y del Consejo (8), el Reglamento (CE) n.o 21/2004 del Consejo (9) y las Directivas 2008/71/CE (10) y 2009/156/CE (11) del Consejo. El Reglamento (UE) 2016/429 deroga y sustituye esos cuatro actos a partir del 21 de abril de 2021. En ellos se establecen las normas sobre los medios de identificación, los documentos de identificación o de desplazamientos de los animales y las bases de datos informáticas. En estos actos también se indican los plazos de los que disponen los operadores para dotar a los citados animales en cautividad de los medios de identificación correspondientes. Además, establecen una serie de excepciones y exenciones en lo que respecta a los medios de identificación y a los documentos de desplazamiento sin poner en peligro por ello la trazabilidad de los animales en cautividad. Las normas establecidas en dichos actos han demostrado su eficacia a la hora de garantizar la trazabilidad de los bovinos, ovinos, caprinos, porcinos y equinos en cautividad. Por tanto, es conveniente mantener la sustancia de dichas normas, pero actualizarlas para tener en cuenta la experiencia práctica adquirida en su aplicación y el progreso técnico actual. La Comisión debe fijar los nuevos plazos para que los operadores doten a los animales terrestres en cautividad de los medios de identificación correspondientes en un acto de ejecución adoptado de conformidad con el artículo 120, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/429.

(25) Para garantizar que los equinos que entren en la Unión estén identificados únicamente conforme a la normativa de la Unión después de su entrada en la UE y mientras permanezcan ella, es preciso hacer referencia en el presente Reglamento a los procedimientos aduaneros establecidos en el Reglamento (UE) n.o 952/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo (12).

(26) Antes de la adopción del Reglamento (UE) 2016/429, la Directiva 92/65/CEE recogía las normas de la Unión sobre la trazabilidad de los perros, gatos y hurones en cautividad, así como de las aves en cautividad. Las normas establecidas en esta Directiva han demostrado su eficacia a la hora de garantizar la trazabilidad de dichos animales. Por tanto, es conveniente mantener la sustancia de estas normas, pero actualizarlas para tener en cuenta la experiencia práctica adquirida en su aplicación y el progreso técnico actual.

(27) Además, la Directiva 92/65/CEE establece que, para ser objeto de intercambios comerciales, los perros, los gatos y los hurones deben ir acompañados del mismo documento de identificación que el de los desplazamientos sin ánimo comercial de animales de compañía establecido en el artículo 6, letra d), del Reglamento de Ejecución (UE) n.o 576/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo (13). Por consiguiente, esta norma debe mantenerse en el presente Reglamento.

(28) Antes de la adopción del Reglamento (UE) 2016/429, la Directiva 2009/158/CE recogía las normas de la Unión sobre la trazabilidad de los huevos para incubar. El sistema actual de marcado de huevos para incubar está bien establecido. Por consiguiente, debe mantenerse la sustancia de dichas normas en el presente Reglamento, si bien procede adaptarlas para que se ajusten al marco del Reglamento (UE) 2016/429.

(29) Antes de la adopción del Reglamento (UE) 2016/429, el Reglamento (CE) n.o 1739/2005 de la Comisión (14) recogía las normas de la Unión sobre la trazabilidad de los animales terrestres albergados en circos itinerantes y en espectáculos con animales. Las normas establecidas en este Reglamento han demostrado su eficacia a la hora de garantizar la trazabilidad de los animales terrestres albergados en circos itinerantes o en espectáculos con animales. Por tanto, es conveniente mantener la sustancia de dichas normas, pero actualizarlas para tener en cuenta la experiencia práctica adquirida en su aplicación.

(30) El Reglamento (UE) 2016/429 establece que las normas específicas para la prevención y el control de enfermedades son aplicables a las enfermedades de la lista contempladas en el anexo II de dicho Reglamento, que incluyen las infecciones por la bacteria Brucella (B. abortus, B. melitensis y B. suis), y las infecciones por el complejo de Mycobacterium tuberculosis (M. bovis, M. caprae y M. tuberculosis). El artículo 9 del Reglamento (UE) 2016/429 establece las normas de prevención y control de enfermedades que deben aplicarse a las diversas categorías de enfermedades de la lista. Conforme al Reglamento de Ejecución (UE) 2018/1882 de la Comisión (15), las normas de prevención y control de las enfermedades de la lista contempladas en el artículo 9, apartado 1, del Reglamento (UE) 2016/429 deben aplicarse a las categorías de enfermedades de la lista en relación con las especies y los grupos de especies de la lista a los que se hace referencia en el anexo de dicho Reglamento de Ejecución. Los camélidos y los cérvidos en cautividad figuran en el anexo del Reglamento de Ejecución (UE) 2018/1882 como especies sensibles a tales infecciones. En consecuencia, el presente Reglamento debe establecer normas armonizadas sobre la trazabilidad de estos animales.

(31) Dada la situación única de la cría de renos, que está estrechamente relacionada con el patrimonio cultural de los sami en el norte de Europa, los Estados miembros deben poder mantener regímenes específicos en lo relativo a los medios de identificación que hayan establecido para estos animales en su territorio. En consecuencia, el presente Reglamento debe determinar un régimen específico para la identificación de dichos animales.

(32) Por lo que se refiere a los equinos, conforme al artículo 114 del Reglamento (UE) 2016/429 los operadores deben garantizar que se identifiquen individualmente mediante un documento de identificación permanente y único que haya sido debidamente completado. Además, el artículo 120, apartado 2, de dicho Reglamento permite a la Comisión adoptar actos de ejecución en relación con determinados requisitos aplicables a dicho documento. Si bien las normas relativas al documento de identificación permanente y único están ahora establecidas como parte de las normas zoosanitarias del marco jurídico del Reglamento (UE) 2016/429, es preciso tener en cuenta los requisitos de identificación de los animales recogidos en otras disposiciones del Derecho de la Unión. En particular, deben tomarse en consideración la Directiva 2001/82/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (16), el Reglamento de Ejecución (UE) 2015/262 de la Comisión (17), el Reglamento (UE) 2016/1012 del Parlamento Europeo y del Consejo (18), el Reglamento Delegado (UE) 2017/1940 de la Comisión (19) y el Reglamento (UE) 2019/6 del Parlamento Europeo y del Consejo (20) para evitar una proliferación de normas y de documentos identificativos que provocaría un aumento innecesario de cargas administrativas y financieras. Esta necesidad de racionalizar las normas de la Unión es especialmente importante en lo referente a los equinos, ya que se utilizan para una amplia gama de fines, incluidos los acontecimientos deportivos, como animales reproductores y también para la alimentación. Por otro lado, su utilización puede variar en función de la etapa de su vida, por lo que es importante que el documento de identificación permanente y único siga siendo válido para una serie de usos. Además, las disposiciones transitorias establecidas en el presente Reglamento deben tener en cuenta los períodos de aplicación de esos cinco actos a fin de garantizar la coordinación de las normas aplicables de la Unión.

(33) Con vistas a una aplicación homogénea de la legislación de la Unión relativa a la trazabilidad de los animales terrestres en cautividad, y para velar por la claridad y la transparencia de dicha legislación, mediante el presente Reglamento deben derogarse los actos siguientes: el Reglamento (CE) n.o 509/1999 de la Comisión (21), el Reglamento (CE) n.o 2680/99 de la Comisión (22), la Decisión 2000/678/CE de la Comisión (23), la Decisión 2001/672/CE de la Comisión (24), el Reglamento (CE) n.o 911/2004 de la Comisión (25), la Decisión 2004/764/CE de la Comisión (26), el Reglamento (CE) n.o 644/2005 de la Comisión (27), el Reglamento (CE) n.o 1739/2005 de la Comisión, la Decisión 2006/28/CE de la Comisión (28), la Decisión 2006/968/CE de la Comisión (29), la Decisión 2009/712/CE de la Comisión (30) y el Reglamento de Ejecución (UE) 2015/262. No obstante, a fin de velar por que los operadores de circos itinerantes y de espectáculos con animales tengan una transición fluida al nuevo marco jurídico, los documentos de desplazamiento e identificación emitidos en un formato conforme con el Reglamento (CE) n.o 1739/2005 deben seguir siendo aplicables hasta la fecha que determine la Comisión en un acto de ejecución que adopte con arreglo al artículo 120, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/429 por lo que respecta al formato de los documentos de desplazamiento e identificación de los animales terrestres en cautividad albergados en los circos itinerantes y en los espectáculos con animales.

(34) La Directiva 2001/82/CE establece normas específicas para los equinos en lo relativo al tratamiento de estos animales cuando están destinados a la producción de alimentos por lo que respecta a los medicamentos veterinarios, siempre que estos equinos estén identificados de conformidad con la legislación de la Unión y estén marcados específicamente en su documento de identificación como animales no destinados al sacrificio para el consumo humano. Estas normas se establecen ahora en esencia en el Reglamento (UE) 2019/6, que deroga y sustituye a la Directiva 2001/82/CE. El Reglamento (UE) 2019/6 será aplicable a partir del 28 de enero de 2022 y, por tanto, después de la fecha de aplicación del Reglamento (UE) 2019/429. Sin embargo, estos dos actos están interrelacionados, ya que el artículo 109, apartado 1, del Reglamento (UE) 2019/6 autoriza a la Comisión a adoptar actos delegados para completar dicho Reglamento en lo que respecta a la información que debe figurar en el documento de identificación permanente y único contemplado en el Reglamento (UE) 2016/429, a efectos de las obligaciones de conservación de documentos establecidas en el Reglamento (UE) 2019/6. Además, en el Reglamento de Ejecución (UE) 2015/262 se establecen normas sobre la identificación de los équidos, en particular normas relativas a los documentos de identificación de estos animales, y en él se dispone que el sistema de la Unión para la identificación de los équidos incluye, entre otras cosas, un documento único permanente. Por último, en el Reglamento (UE) 2016/1012 se recogen también normas sobre la identificación de los équidos y se dispone que la Comisión debe adoptar actos de ejecución que establezcan modelos de formularios para el documento de identificación permanente y único.

(35) Con el fin de evitar cargas administrativas y financieras innecesarias a los operadores de équidos en cautividad y las autoridades competentes, el documento de identificación permanente de los équidos en cautividad que está establecido en la actualidad en el Reglamento de Ejecución (UE) 2015/262 debe seguir siendo aplicable hasta la fecha que determine la Comisión en un acto de ejecución adoptado con arreglo al artículo 120, apartado 2, del Reglamento (UE) 2016/429 y al artículo 109, apartado 2, del Reglamento (UE) 2019/6, en lo que respecta al formato del documento de identificación permanente y único de los equinos en cautividad.

(36) El artículo 271 del Reglamento (UE) 2016/429 fija el período transitorio del nuevo marco jurídico establecido en dicho acto y aplicable a los operadores en lo que respecta a la identificación de bovinos, ovinos, caprinos y porcinos en cautividad y faculta a la Comisión para reducir dicho período transitorio.

(37) A fin de velar por que los operadores que tienen animales terrestres disfruten de una transición fluida al nuevo marco jurídico establecido por el Reglamento (UE) 2016/429 en lo que respecta a la identificación e inscripción registral de estos animales y al nuevo marco jurídico en lo que respecta a las normas zoosanitarias para la circulación de los citados animales, las normas establecidas en el presente Reglamento deben aplicarse a partir de la misma fecha que las dispuestas en el Reglamento (UE) 2016/429.

(38) A fin de velar por una transición fluida al nuevo marco jurídico en lo relativo a los operadores de establecimientos que tienen animales terrestres registrados o autorizados con arreglo a las Directivas 64/432/CEE y 92/65/CEE, los Reglamentos (CE) n.o 1760/2000 y (CE) n.o 21/2004, las Directivas 2008/71/CE, 2009/156/CE y 2009/158/CE, estos animales deben considerarse registrados o autorizados de conformidad con el presente Reglamento. Los Estados miembros deben velar por que dichos operadores cumplan todas las normas establecidas en el presente Reglamento.

(39) A fin de velar por una transición fluida al nuevo marco jurídico, debe considerarse que los bovinos, ovinos, caprinos, porcinos, equinos, camélidos, cérvidos o psitácidas que hayan sido identificados y registrados antes de la fecha de aplicación del presente Reglamento han sido identificados y registrados de conformidad con el presente Reglamento y pueden ser desplazados dentro de la Unión.

(40) El presente Reglamento debe ser aplicable a partir del 21 de abril de 2021, en consonancia con la fecha de aplicación del Reglamento (UE) 2016/429.

HA ADOPTADO EL PRESENTE REGLAMENTO:

 

Esta entrada fue publicada en Aduana. Guarda el enlace permanente.