Asociaciones y Fundaciones

Hace algunos días paseando por la calle se observa que una persona o varias van pidiendo dinero para una rifa de una determinada asociación dedicada al sector social en la capital de España, el nombre no era muy conocido y alguna persona si entrega algo otras no a cambio de un recibo para deducirse la contribución desinteresada, otras veces entran en locales de hostelería y abordan las terrazas. Les comente que  no llevaba dinero y que acudiesen a la convocatoria de subvenciones del Ayuntamiento, Comunidad, o Ministerio de Asuntos Sociales y al poco rato desapareció parece ser que no le interesaba acudir a estas convocatorias por los trámites que tiene que realizar.
Cualquier asociación o fundación dedicada al sector social no tiene suficiente recursos propios y acude a las convocatorias de subvenciones, del Ministerio de Asuntos Sociales, la Comunidad o el Ayuntamiento para determinados programas que realiza presentando las correspondientes facturas como justificación junto a una memoria que si no se presenta en plazo junto al programa tendrán que devolver dicha cantidad al organismo que se la concedió. A veces varias asociaciones se unen para participar en estas convocatorias.
También hay convocatorias privadas de subvenciones de las antiguas cajas de ahorros o convenios de colaboración durante un tiempo determinado, colocando en un lugar visible el logotipo de la entidad que subvenciona o colabora con la organización donde se realiza la actividad.
Lo que si tengo claro, es que ninguna asociación o fundación dedicada al sector social vive de lo que socios privados, particulares o  los participantes en sus programas dado que dejaría de tener fin social y actuar como si fuera una empresa normalmente, las asociaciones suelen estar de alquiler y cada cierto periodo de tiempo cambian de ubicación en un determinado municipio para continuar con sus programas, teniendo su sede central en un sitio determinado y con anuncios bien visibles en prensa y por Internet.
Lo que me hace dudar es el tener patrimonio inmobiliario procedente de donaciones cuando esto si se vendiese significaría ingreso de efectivo. Para las personas con movilidad reducida se necesitaría de personal 24 horas en residencias asistidas sin meter en pisos de procedencia dudosa o sin marcar las subvenciones que recibes por hacer el programa ahí.
Hay veces que pienso que algunos programas no están lo suficientemente auditados o valorados para métodos de acción social de manera externa a la organización que realiza el programa. He encontrado un vídeo interesante.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinion. Guarda el enlace permanente.